Opinión

Culiacán sufre violencia y abandono de autoridades

LA GLORIETA

Por  La Glorieta La Glorieta

La señalización de llegada al pueblo de Bagresitos se encuentra baleada.(Foto: El Debate)

La señalización de llegada al pueblo de Bagresitos se encuentra baleada. | Foto: El Debate

Falta de equipo. Desde que inició la pandemia del COVID-19 en Sinaloa, los trabajadores de la salud han denunciado en reiteradas ocasiones las carencias de equipo de protección para atender a los pacientes con síntomas y confirmados de coronavirus, y aunque ha habido compras, donativos y entrega de este material a los directores de los nosocomios, estos en muchas ocasiones no llegan a manos de quienes se encuentran en la primera línea de atención. Uno de estos lugares donde las quejas han sido reiterativas y desatendidas por las autoridades de salud es el Hospital de la Mujer, donde personal médico y de enfermería ayer volvió a alzar la voz para denunciar que no tienen equipo que los proteja del virus, y aunque no son un nosocomio para atender COVID-19, han llegado pacientes contagiadas, y ahí han atendido a 17 casos sospechosos, cinco de los cuales fueron confirmados como positivos, lo que ha sido un riesgo para los trabajadores, en donde ha habido contagios. Es mucho el temor que hay, además de molestia porque sus solicitudes no han sido atendidas. Y así como sucede aquí, la situación es similar en otros hospitales donde atienden a más pacientes con COVID-19; y a estas alturas de la pandemia se percibe que las autoridades tienen poco interés en seguir invirtiendo y atendiendo la emergencia sanitaria, y ahora se han enfocado en la reactivación económica. 

Violencia. Mientras las autoridades estatales del área de seguridad intentan “tapar el sol con un dedo” y quieren convencer que existe una reducción en los homicidios dolosos, a pesar del repunte que se tuvo en el mes de junio, la realidad es otra, porque tanto en la percepción, como en los números, los asesinatos han repuntado en los últimos meses. El secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública justificó que el incremento a 94 homicidio doloso registrados en el mes pasado es producto de los enfrentamientos a balazos que se han presentado en Tepuche, pero hace un comparativo semestral entre los años 2019 y 2020, en donde, efectivamente, existe una reducción, en un bajísimo 4.3 por ciento, y aún así se atreven a presumirlo, en lugar de trabajar para resolver el problema en el norte de Culiacán; y, más urgente, apoyar a las familiares que se convirtieron en víctimas de la violencia y se encuentras desamparadas porque tuvieron que abandonar sus hogares. ¿Dónde están los apoyos del Gobierno federal, del estado o del Ayuntamiento? ¿Qué van a hacer para regresar la paz en Tepuche?

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Delitos al alza. Y mientras la autoridad pretende hacer creer que la situación de inseguridad y violencia no es tan mala, los indicadores delictivos dicen lo contrario. Esto porque la mayoría de los delitos que son contabilizados por el Semáforo Delictivo y otros organismos ciudadanos muestra un incremento durante el mes de junio en comparación con mayo pasado. Entre los delitos que tuvieron un alza está la violación sexual, el secuestro y los homicidios dolosos, por mencionar algunos. Y hay que aclarar que estas son cifras de la Fiscalía General del Estado, con la que se elabora el Semáforo Delictivo, pero no se trata de buscar cómo hacer comparativos para intentar demostrar que hubo reducción de delitos, sino que se pongan a trabajar para garantizar la seguridad de la población. Así las cosas en la capital sinaloense, que está entre la espada y la pared: por un lado la pandemia del COVID-19, y por otro la violencia, que no da tregua. 

Agresiones. Los diputados locales sostuvieron ayer su última sesión presencial antes de comenzar a hacerlo de manera virtual —al menos hasta que termine la emergencia sanitaria—, y aprobaron una reforma al Código Penal para el Estado de Sinaloa para duplicar las penas en contra de quienes agredan y lesionen a trabajadores de la salud durante el ejercicio de su labor. Durante la pandemia se han presentado casos de agresiones físicas y verbales hacia el personal de salud en el país, y Sinaloa no ha sido la excepción, por ello se busca darles esta garantía a quienes están en la primera línea de atención en los hospitales, en donde todos los días trabajan para recuperar a pacientes con COVID-19. Esto es un acto de justicia para los trabajadores de la salud.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo